Subversión, ciencias cognitivas, nihilismo y presencia plena.

 «Cuatro círculos perfectamente concéntricos»

Por: @de_humanizer
Edita: 
@rebeldealegre


Habíamos compartido antes «Las redes de la vida frente a la jerarquización social», texto del blog “interesado en una ciencia crítica que contribuya a la abolición de toda forma de dominación”, «El virus de la subversión». Esta vez compartimos otro, donde se bosquejan los hallazgos en torno a la naturaleza de la experiencia humana implicados en los estudios del “cómo conocemos” emprendidos por Francisco Varela, neurocientífico nacido en la región chilena, de donde se desprenden interesantes propuestas  para una educacióncorporizadade los afectos que — a la par de la transformación de las condiciones materiales —, se vislumbra necesaria para hacer efectiva una desjerarquización de la sociedad y una vida biopsicosocial y ecosistémica en libertad.
«¿Qué significa en concreto todo esto? El dilema naturaleza-cultura no es tal, y la “frontera” aparente de esa dualidad es nuestra experiencia consciente, por lo que, el estudio del funcionamiento de la experiencia es vital para poder comprender la organización social jerarquizada a través de los Estados y reproducida económicamente a través del capitalismo.
La pérdida de referentes internos y externos permite desplegar la lógica de la competencia bestial al más puro estilo Hobbesiano, pero como este nihilismo (...) aún conserva la necesidad de apego psicológico, es fácil hacerlo dócil a la estructura jerarquizada y la división de clases que implica el Estado.
Tanto el nihilismo como la fenomenología fracasaron en su intento de comprender plenamente la experiencia consciente, por ser tentativas meramente teóricas y no poder “corporizar” la experiencia de vivir como un conocer, desde donde fundar una ética nueva...»