Anarquismo y sus Aspiraciones (1)

(por Cindy Milstein en su libro del mismo nombre)
Traducción al castellano: @rebeldealegre
Con espíritu anarquista me refiero a aquel profundo sentimiento humano, que apunta al bien de todos, la libertad y justicia para todos, solidaridad y amor entre las personas; lo cual no es una característica exclusiva solo de los auto-declarados anarquistas, sino que inspira a todos quienes tienen un corazón generoso y una mente abierta.
— Errico Malatesta, Umanita Nova, 13 de Abril 1922

En su esencia el anarquismo es por cierto un espíritu — aquel que clama contra todo lo que está mal en la sociedad presente, y proclama audazmente todo lo que podría estar bien bajo formas alternativas de organización social. Es precisamente también esa cualidad de espíritu libre y fresco lo que le da al anarquismo un atractivo. El anarquismo viaja por la noche de los tiempos y del espacio tomando lo mejor de las innovaciones humanas para dar cuerpo al más noble de los ideales. Puede ser asombrosamente hermoso. Pero conlleva una dificultad también: identificar a esta figura fantasmal, este "habitante de un mundo no visto," con cualquier definición o sustancia, y aún más la dificultad de hacer que otras personas comprendan este fantasma utópico llamado anarquismo.
    ¿Qué es el anarquismo exactamente? Se ha hecho y respondido esta pregunta desde el nacimiento de la palabra en la filosofía política, tan distintiva dentro de la tradición revolucionaria. La mayoría de los panfletos sobre el "ABC del anarquismo" fueron escritos largo tiempo atrás. Intentaré ofrecer una introducción al anarquismo desde el ventajoso punto de vista de comienzos del siglo veintiuno. Más específicamente, trataré sobre las aspiraciones del anarquismo, en contraposición a su historia o a sus prácticas actuales. Que los proyectos anarquistas, y los anarquistas mismos, no alcancen estos propósitos denota cuán esencial es transformar la sociedad para así también transformarnos a nosotros mismos. "Somos solo humanos" dice el dicho, pero nuestra humanidad está profundamente dañada por el alienado mundo de control que habitamos. El anarquismo sostiene que las personas serían mucho más humanas bajo relaciones y acuerdos sociales no jerárquicos. De ahí mi foco de atención en la ética — los valores pertinentes a cómo los humanos se conducen a sí mismos — que consolida al anarquismo como una sensibilidad política particular. Como se aclarará, el anarquismo sirve inquebrantablemente como una filosofía de la libertad, como la persistente conciencia de que las personas y sus comunidades pueden siempre ser mejores.
    Hay muchas maneras distintas aunque a menudo complementarias de ver el anarquismo, pero en resumen, puede ser definido como el avance hacia una "sociedad libre de individuos libres." Esta frase es engañosamente simple. Dentro de ella se encuentra tanto una crítica multidimensional implícita como una visión expansiva, si es que frágil, y reconstructiva.
    Para profundizar esta definición, es útil otra descripción simbólica más del anarquismo: la ominpresente imagen de la "A en un círculo". La A hace referencia a la palabra griega anarkhia — que combina la raíz an(a), "sin," y arkh(os), "gobernante, autoridad" — queriendo significar la ausencia de autoridad. Más contemporáneo y preciso, se refiere a la ausencia tanto de dominación (domino o control sobre otros) como de jerarquía (relaciones de poder verticales de dominación y subordinación). El círculo podría ser considerado una O, una referencia a "orden" o, quizás mejor aún, "organización," rescatando la definición seminal de Pierre-Joseph Proudhon en ¿Qué es la Propiedad? (1840): "así como el hombre [sic] busca la justicia en la igualdad, así la sociedad busca orden en la anarquía." La A en un círculo simboliza al anarquismo como un proyecto dual: la abolición de la dominación y de las formas jerárquicas de organización social, o relaciones sociales de poder-sobre, y su reemplazo por versiones horizontales, o de poder-juntos y en común — nuevamente, una sociedad libre de individuos libres.

Continúa en:
Anarquismo y sus Aspiraciones (2) 
Anarquismo y sus Aspiraciones (3)


.