Algunos aforismos de Práxedis G. Guerrero


Una selección de “Puntos Rojos” del libro "Artículos de Combate"

Otros textos:
Ricardo Flores Magón: Práxedis G. Guerrero (1911)
La vida heróica de Práxedis G. Guerrero (edición de 1960)



Un conejo digerido en el estómago de un lobo ya no es conejo sino lobo

*

Millares de proletarios están viviendo en Guanajuato de tunas y quelites.
Si el vegetarianismo es una prueba de cultura, bien puede admitirse que México es la nación más culta por obra y esfuerzo de tiranos y burgueses.

*

La palabra, como medio para unificar las tendencias. La acción, como medio para restablecer los principios en la vida práctica.

*

Al espectáculo repugnante de la mujer-gendarme, se da el nombre de feminismo; siendo ese deplorable hombrunamiento lo contrario de la idea que expresa ese vocablo moderno.

*

El derecho a vivir es el primero de todos los derechos. Para apreciarlo y defenderIo basta la jurisprudencia de la propia conciencia.

*

La libertad no es la prerrogativa de escoger amo; es la imposibilidad del amo.

*

¿Que tenéis miedo? Y bien, ¿acaso hay hombre que no lo tenga? Lo que se necesita es hacerse superior a él y no ponerlo sobre nosotros como el primer déspota.

*

Amar la vida cuando se sacrifica diariamente para satisfacer la avaricia, el orgullo y la lujuria de los déspotas, es el más necio de los amores.

*

Es muy fácil suplantar un ídolo en la conciencia de los idólatras; no así destruir la idolatría. Por eso los suplantadores tienen mejor suerte que los reformadores.

*

La pereza se contenta con ser agradecida; si cada quien pusiera su parte en la conquista de la libertad general, nadie tendría la vergüenza de agradecer.

*

Hay gentes que se creen humilladas si no devuelven la copa que les ofrece el vecino o el amigo, y aceptan sin ruborizarse el bienestar y la libertad que otros preparan sacrificando hasta la vida.

*

¡Tierra! fue el grito que salvó a Colón. ¡Tierra! es el grito que salvará a los esclavos del Capital.

*

Si sentís deseos de inclinaros ante un déspota, hacedlo, pero levantad una piedra para terminar dignamente el saludo.

*

Derechos escritos, nada más escritos, son burlas al pueblo, momificados en las constituciones.

*

Instruir al cerebro es hacer efectivo el golpe del brazo; armar el brazo, es dar fuerza a las concepciones del cerebro.

*

La libertad no es diosa que pide adoración, ni hada que regala dones a quienes la invocan con palabras melosas; es una necesidad que los seres dignos y conscientes procuran satisfacer poniendo en juego el cerebro y el músculo.

*

Vivir para ser libres, o morir para dejar de ser esclavos.

*

La unión para obedecer y respetar a los verdugos ha traído a los hombres la opresión y la miseria; la unión en la desobediencia y en la acción irrespetuosa dará a los esclavos el pan y la Libertad.

*

Manos iconoclastas lanzaron piedras a las ventanas de la casa del Dictador, rompiendo los vidrios.
Ahora fueron vidrios; mañana, serán coronas y cruces y galones los que caerán hechos pedazos.

*

¿Qué no podéis ser leones? Bueno. Sed simplemente hombres.

*

¿Teméis a la Revolución? Renunciad a la injusticia y el miedo se acabará en vosotros.

*

La pequeñez aparente del astro se debe a la debilidad de nuestra vista.

*

La Justicia no se compra ni se pide de limosna, si no existe, se hace.

*

Los triunfos morales no bastan para emancipar a un pueblo, como las comidas espirituales no alimentan ningún cuerpo.

*

Los mismos que condenan como desleales a los obreros, que se rebelan contra los amos y que piden cárcel para los que cometen algún pequeño robo moralizan a la sociedad ofreciendo premios a los delatores y a los traidores.

*

Habláis de amor a los hijos mientras vuestra pasividad les prepara una vida de esclavitud. Algún día ellos bendecirán vuestro amor, cuando se vean tratados como bestias.

*

Para algunos espíritus sensibles, es más doloroso y bárbaro que perezcan mil hombres en la revolución, que vivan y mueran millones de hombres, mujeres y niños en la cárcel y en la explotación.

*

El látigo que un día azota la espalda de un compañero, puede otro día despellejar la nuestra.

*

La solidaridad con los demás, es la protección de nosotros mismos.

*

Por la fisonomía del tirano se saca la filiación del pueblo que le obedece.

*

Hacer mil esfuerzos diarios para beneficio de un holgazán es obrar cuerdamente; hacer uno sólo en la vida para contribuir al bienestar general es una locura.

*

Es la época de los juramentos: los esbirros juran; los periodistas juran; a los niños se les hace jurar también; pero como decía Esquilo: el hombre es el que nos hace creer el juramento y no el juramento al hombre.

*

Donde se usa del juramento es donde se abusa de la mentira.

*

¿Quién es más responsable, el tirano que oprime al pueblo o el pueblo que lo produjo?

*

La revolución con todo y sus violencias acabará con la posibilidad de las guerras.

*

Hay muchos impacientes por la hora de la libertad, pero ¿cuántos trabajan por acercarla?

*

Todavía la naturaleza no produce árboles que den frutos de justicia y de bienestar. Sembremos y cultivemos.

*

Acompañad la acción al deseo y tendréis probabilidades ciertas de satisfacerlo.

*

Un individuo manso podrá ser mártir pero nunca libertador.

*

La libertad no se alcanza llevando puesto el freno de la legalidad. Cada libertador ha sido un ilegal; cada progreso de la civilización un atentado contra las leyes consagradas por el conservatismo enemigo del adelanto.

 *
 
Respetad el orden existente, someteos a las leyes que lo hacen inviolable para los cobardes y seréis eternamente esclavos.

*

Sembrad una pequeña simiente de rebeldía y determinaréis una cosecha de libertades.

*

La tiranía no es el crimen de los déspotas contra los pueblos; es el crimen de las colectividades contra ellas mismas.

*

Proletario, ¿qué es tu vida que la amas tanto, que la cuidas del viento revolucionario y la metes gustoso en el molino de la explotación?

*

Para luchar por la libertad no hacen falta odios; sin odio se abren los túneles, sin odio se ponen diques a los ríos, sin odio se hiere la tierra para sembrar el grano, sin odio puede aniquilarse a los despotismos, puede llegarse a la acción más violenta cuando sea necesaria para la emancipación humana.

*

La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa tampoco salvajismo.

*

Imaginaos un tigre, un lobo, una fiera cualesquiera, rabiosa o hambrienta, atacando a vuestros compañeros y amenazando vuestra propia vida. Supongo en vosotros algunos sentimientos humanitarios, cierto valor y serenidad de ánimo y a vuestro alcance un arma. ¿Qué harías para evitar los daños de la fiera? ¿Escogerías la súplica, la prédica moralizador a, la amenaza con los juicios de la historia; argumentos incomprensibles para la bestia, o tomarías el arma que mata; argumento lógico, efectivo, para la violencia que ciegamente mata y devora?

*

Una causa no triunfa por su bondad y su justicia; triunfa por el esfuerzo de sus adeptos.

*

Detrás de la religión está la tiranía; detrás del ateísmo la libertad.

*

Hay individuos que se habitúan a la vida de las cárceles ¿será cosa extraña, en esta sociedad de la desigualdad consagrada, ver esclavos encariñados con el látigo de sus amos?

*

Un grupo de hombres tiene que levantar un peso que a todos interesa cambiar, pero la mayor parte abandonan la tarea; se marchan, riendo y murmurando de la poca fuerza de los que quedaron en su puesto con la sobre-carga de lo que tocaba a los otros levantar. La falta nuestra, la culpa ajena.

*

Muchos hombres dicen que aman a una mujer cuando se desborda en ellos el sentimiento del propietarismo. 
 
*

Maldecid a los descontentos, vosotros los que amáis la estabilidad del hongo; el descontento es el nervio más poderoso del progreso.

*

Puede haber agua sin peces y pueblos sin tiranos, pero no puede haber peces sin agua ni tiranos sin pueblos.

*

Cread un ídolo y os pondréis un yugo.

*

Los trabajadores no tenemos necesidad de amistades piadosas que nos ofrezcan la salvación a cambio de una presidencia o una dictadura benignas y paternales; queremos compañeros que luchen con nosotros, conscientes de sus intereses.

*

El acaparamiento de las tierras por unos cuantos, el monopolio de los artículos necesarios para la vida, la tiranía, la ignorancia, la cobardía, la infame explotación del hombre por el hombre, las fuentes de la riqueza burguesa son las de la miseria proletaria.

*

Hay gentes que son humanitarias en extremo cuando se trata de una revolución que beneficie al pueblo, pero que olvidan todo escrúpulo cuando se trata de una guerra que sirva a sus ambiciones.

*

La protesta contra la quema de un hombre vivo no pertenece a una nacionalidad, es de todo el género humano.

*

Tenemos hambre y sed de justicia, se oye por todas partes; pero ¿cuántos de esos hambrientos se atreven a tomar el pan y cuántos de esos sedientos se arriesgan a beber el agua que está en el camino de la revolución?

*

Si os parece que andando no llegáis a la libertad, corred entonces.
Si no podéis ser espada, sed relámpago.

*