Errico Malatesta: Ideal y Realidad (1924)

Transcripción: @rebeldealegre

“Ideale e realtà,” publicado originalmente en Pensiero e Volontà (Roma) 1, no. 3 (1 de febrero de 1924), una versión en castellano apareció en el suplemento semanal La Protesta de Buenos Aires, un 10 de marzo de 1924.


Dejemos las calificaciones “filosóficas”, es decir difíciles, confusas... e inconcluyentes. Ideal significa: lo que se desea. Realidad significa: lo que es.

Es carácter específicamente humano el estar descontento de lo que es, el desear siempre algo mejor, el aspirar a mayor bienestar, a mayor potencia, a mayor belleza. El hombre que todo lo encontrase bueno, que pensase que todo lo que existe debe ser así y no se debe ni se puede cambiar, y se adaptase tranquilamente, sin lucha, sin protesta, sin un gesto de rebelión, a la posición que las circunstancias le hacen, sería menos que hombre: sería... un vegetal, si es lícito hablar así sin calumniar a los vegetales.

Pero por otra parte el hombre no puede ser ni puede hacer todo lo que quiere, porque es determinado, constreñido, no sólo por la naturaleza bruta exterior, sino también por la acción de todos los hombres, de la solidaridad social que, queriéndolo o no, lo liga a la suerte de todo el género humano.

Es necesario entonces tender a lo que se quiere, haciendo lo que se puede.

El que se adaptase a todo sería un pobre ser comparable, como decía, a un vegetal. En cambio, quien creyese poder hacer todo lo que quiere sin tener en cuenta la voluntad de los otros, los medios necesarios para alcanzar un fin, las circunstancias en que se encuentra, sería un simple iluso, destinado a ser perpetuamente víctima, sin hacer avanzar un paso la causa que le es querida.

El problema, pues, para nosotros, anarquistas — ya que el propósito de esta publicación nuestra es ayudar como podemos al movimiento anarquista — el problema para nosotros, anarquistas que consideramos la anarquía no ya como un bello sueño para contemplarlo al claro de la luna, sino como un modo de vida individual y social a realizar para el mayor bien de todos, el problema, decimos, es regular nuestra acción de modo de obtener el máximo efecto útil en las diversas circunstancias que la historia nos crea en torno.

No hay que ignorar la realidad; pero si ella es mala hay que combatirla, sirviéndose de todos los medios que la realidad misma nos ofrece.

Al estallar la guerra mundial, de la que todavía son evidentes las maléficas consecuencias, hubo en ciertos ambientes, que se decían o quizá habían sido subversivos, un gran hablar de “realidad.” Todas las semi-conciencias, todos los que buscaban un pretexto honroso para enmendarse de sus arranques juveniles y arrimarse a un pesebre cualquiera, todos los cansados a quienes faltaba el honesto valor de declararse tales y retirarse a la vida privada — y hubo muchos entre los socialistas y bastantes también entre los anarquistas — aceptaron y predicaron la guerra “porque era un hecho”, haciéndose fuertes con la adhesión de algunos generosos que, de buena fe, extraviados por una errónea concepción de la historia y por toda una propaganda de mentiras, creyeron que se trataba de veras de una guerra libertadora y participaron personalmente en ella.

Y hoy no faltan los que se adhieren al fascismo “porque es un hecho” y ocultan, y creen justificar su decisión y su traición diciendo del fascismo, como antes decían de la guerra, que su fin es revolucionario.

Sí, la guerra mundial y la “paz” que ha resultado de ella son una realidad, como fueron una realidad todas las guerras pasadas, todas las matanzas y todas las ventas de pueblos. Es una realidad la cachiporra fascista, como fué una realidad el palo alemán, que “¡No puede domar a Italia!”.

Desgraciadamente son una realidad todas las opresiones, todas las miserias, todos los odios, todos los delitos que afligen, dividen y degradan a los hombres.

¿Habrá que aceptarlo todo, entonces, someterse a todo, porque tal es la situación que la historia nos ha hecho?

Todo el progreso humano está hecho de luchas contra realidades naturales y realidades sociales. Y nosotros que queremos el mayor progreso, la más grande felicidad posible para todos los seres humanos, somos asediados y batidos por todos lados por realidades hostiles, y contra estas realidades debemos combatir. Pero para combatirlas debemos conocerlas y tenerlas en cuenta.

La anarquía, para triunfar, o simplemente para marchar hacia su triunfo debe ser concebida, más que como faro luminoso que ilumina y atrae, como una cosa posible, realizable, no en la consumación de los siglos, sino en un tiempo relativamente breve y sin necesidad de milagros.

Ahora bien; nosotros los anarquistas nos hemos ocupado mucho del ideal; hemos hecho la crítica de todas las mentiras morales y de todas las instituciones sociales que corrompen y oprimen a la humanidad, hemos descrito con toda la poesía y elocuencia que cada uno de nosotros podía poseer, una anhelada sociedad armónica, fundada en la bondad y el amor; pero, hay que confesarlo, nos hemos ocupado poco de las vías y de los medios para realizar nuestros ideales.

Reconocida la realidad del movimiento revolucionario o más bien insurreccional que debe abatir los obstáculos materiales, poder político y acaparamiento de los medios de trabajo, que se oponen a la propaganda y a la experimentación de nuestros ideales, nosotros hemos pensado, o hecho como si pensásemos que todo se habría arreglado por sí, sin plan preconcebido, naturalmente, espontáneamente — y hemos respuesto a las dificultades observadas con fórmulas abstractas y con un optimismo que es contradicho por los hechos actuales y por los previsibles. En suma, lo hemos resuelto todo suponiendo que la gente querrá justamente lo que queremos nosotros y las cosas se arreglarán exactamente según nuestros deseos.

¡Todos los gobiernos son malos! y bien, “los aboliremos a todos e impediremos que se constituyan otros nuevos”. ¿Pero cómo, con qué fuerzas? “El pueblo o el proletariado lo pensará” ¿Y si no piensa?

“Cada uno hará lo que quiera”. ¿Pero si estos cada uno, que unidos forman la multitud quisiesen lo contrario de lo que queremos nosotros y se sometiesen a un tirano y se dejasen emplear como instrumentos contra nosotros?

¿Si los campesinos se negasen a aprovisionar las ciudades? “Los campesinos no son estúpidos y se apresurarán a llevar a la ciudad los géneros alimenticios para recibir productos industriales... o promesas de productos que se fabricarán”.

¿Si la gente no quisiese trabajar? “El trabajo es un placer y nadie querrá privarse de él”.

¿Si hubiese delincuentes que atentaran a la vida o a la libertad de los otros? “No habrá más delincuentes”.

Y así por el estilo, respondiendo a todo con afirmaciones y negaciones gratuitas, negando todas las cosas feas, suponiendo realizadas todas las cosas bellas.

Hasta hubo quien, en el arrebato del entusiasmo, anticipando tal vez de siglos los resultados que se puede esperar de la educación y de la eugénica (ciencia de procrear bien) ¡ha entrevisto para el mismo día siguiente de la insurrección victoriosa una humanidad compuesta toda de gente buena, inteligente, sana, fuerte y bella!

La verdad es que hemos girado siempre en un círculo vicioso. Mientras por una parte hemos sostenido que la masa no puede emanciparse moralmente en tanto que duren las actuales condiciones de sujeción política y económica, por la otra hemos supuesto que los acontecimientos se desarrollarían como si esa masa estuviese ya compuesta, toda, o en gran mayoría, de individuos conscientes y evolucionados, celosos de su propia libertad y respetuosos de la de los otros. Mientras hemos sostenido que la anarquía, que es toda libertad, no puede imponerse por la fuerza, “por la contradicción que no lo consiente”, no hemos pensado en prepararnos para que otros no pudieran imponérsenos.

Nos ha faltado, en suma, un programa práctico, actuable en el inmediato mañana de la insurrección victoriosa, tal que sin violar la libertad de nadie nos permitiese actuar, o empezar la actuación de nuestras ideas, y atrajese la actuación a nosotros las masas con el ejemplo y con la prueba de la superioridad de nuestros métodos.

Y por eso la fracción de pueblo que aspira a la emancipación y que hará la historia nueva, no nos ha comprendido y en gran parte ha aceptado el comunismo autoritario y opresor, o el híbrido sindicalismo.

Y nos hemos encontrado impotentes cuando las circunstancias parecían más favorables.

Es tiempo de remediar estas diferencias nuestras para hallarnos prontos en las futuras ocasiones, que no faltarán.

Y es a esta obra de elaboración de un programa práctico de realizaciones inmediatas que convocamos a todos nuestros amigos.