Ángel Cappelletti: Gustav Landauer: El Espíritu contra el Estado

Donde no hay espíritu y disciplina interna, interviene la violencia externa, la reglamentación y el Estado. Donde hay espíritu hay sociedad. Donde no hay espíritu se impone el Estado. El Estado es la sustitución del espíritu”, dice Landauer.
El maestrísimo Ángel J. Cappelletti escribe una delicia de texto explicativo titulado: “Gustav Landauer: El Espíritu contra el Estado” (rescatado de su libro: “Utopías antiguas y modernas”), donde relata — creando una apertura gradual escalofriante con su diestra pluma — el sentido profundamente humano, espiritual, histórico y a la vez atemporal, de la constitución comunal de los seres en un "pueblo", una sociedad de sociedades, en oposición a su forma degradada: el Estado.

Lo que entendemos por socialismo para Landauer no es más que un mal sucedáneo, puesto que:
El que no concibe el socialismo como un amplio camino de la larga y pesada historia, no sabe nada de él; y con eso he dicho que ninguna especie de políticos cotidianos pueden ser socialistas. El socialista abarca el conjunto de la sociedad y el pasado; lo tiene en el sentimiento y en el conocimiento, sabe de dónde venimos y determina en consecuencia a dónde vamos” En una palabra, por oposición a los políticos (los que quieren guiar, conservar o transformar el Estado) los socialistas son los que ven el todo, lo que contemplan la unidad y recogen en ella lo múltiple.
Para comprender la real profundidad de estas afirmaciones, no hay más que decir, sino leer, sentir y reflexionar: